Mientras mi menta poleo en pleno Agosto se enfría con el cubito que le acabo de poner, mi mente piensa en cien mil cosas –real- son exactamente cien mil cosas. Y podría hablaros de cada una con detalle, no dejo nunca de darle vueltas a todo, mi madre (¡hola Mami!) siempre me dice que me concentre en una sola cosa y así será todo más productivo.

Acabo de llegar de ver a mis amigos de Madrid. Ana, Oscar, Marian. ¡Hola chicos!, estáis iguales de guapos en verano que con abrigos en pleno Enero. A Dino tampoco se me olvida, un chico con la voz más lisa que he escuchado jamás, que bonito eres Dino. Y que bonita es tu voz. SI lees esto, te mando un besote fuerte y con ruido. (¡Que no salten las alarmas!, que no estoy tirándole la caña).

En Madrid jamás se para, ni siquiera con calor. Los escaparates están requeté bonitos. (Escaparatistas sois unos auténticos magos) Las terrazas se llenan de gente, y solamente necesitamos una Mahou y sentarnos en la plaza Dos de Mayo en un baldosín y habla del amor, del sexo, y de todo un poco. Llegó un momento que hasta incluso estuvimos con Nayid (otro amigo con un corazón de película), leyendo un par de páginas de su libro  (“Confetti en los bolsillos”) en voz alta y en cierto modo lo sentimos todos muy cerca. ¡Te pongo punto rojo por faltar!

Todo esto os lo cuento porque me encanta darle importancia a las pequeñas y gigantes cosas que tengo en mi vida y compartirlo en forma de texto en mi blog, en mi rincón y en nuestra casa.
A la vez que escribo esto, visualizo todos los blogs. Y me paro a pensar de que igual…el mío que lo tengo varios meses abandonado no termina de gustarme el titulo, no sé si me representa.

Le escribo un mensaje a mi amigo Antonio (Escultor y un auténtico artista de emociones) para comentarle la duda que tengo. Porque no nos engañemos, me da pánico que cambie el blog y los poquitos que estemos aquí por movimientos bruscos nos perdamos. Y luego, que son ya muchos años con el nombre de  “un chico más en la moda” y no sé…¿es normal que tenga esas dudas?...Antonio me comenta que cambie la palabra Moda por mundo. Llamandolo entonces, “UN CHICO MÁS EN EL MUNDO”. Adoro la Moda, pero también me gusta la música, mis experiencias, mi recomendaciones, mis libros de poesía, mis viajes, manias, comidas. Restaurantes, emociones…y es algo que adoro compartir con ustedes por aquí. 

Al final, el nombre tampoco tiene mucho sentido “un chico más en la moda”, pero juro que ando con una libreta en blanco para apuntar todas las cosas que me digáis. Bajando la música de Spotify, que por cierto, estoy escuchando Izal “Despedida”  para estar atento y que me escuchéis mejor estoy.

¿comenzamos con otro nombre?....¡o seguimos siendo los mismos!


¡BIENVENIDOS DE NUEVO A TODOS, CHIQUITINES!

¡BENDITOS AÑOS 80!


Años de inocencia y mercromina 

Dieron paso a las hombreras, 
Los pendientes y rejillas. 
Y entre Superman, Rocky y Indiana Jones, 
El cubo de rubik, Los Goonies y el sida,



Teniendo una cita, conmigo.

¡Cuánta falta me hacía tomarme un café conmigo mismo!


Es verdad que siempre me excuso y pido disculpas por no publicar demasiadas cosas en mi blog. Sí, disculpas a mi mismo porque digo siempre “no tengo tiempo” y ¡eso es mentira! Muchas veces no tengo ganas de estirar más el tiempo (soy un comodón). No nos vamos a engañar, no tengo muchísimos seguidores que me estén pidiendo a gritos que continúe con el blog, no soy un (ahora de moda) “Influencers”.

PRORASO | CUIDADO DE BARBA

¡Hola, guapos!

Los lunes siempre me da mucha pereza pensar en el resto de la semana, pero hay semanas (valga la redundancia) completas y con planes chulos que son los que te animan (en cierto modo) a continuar con ganas.

Para mi, cuidarme la piel es todo un esfuerzo, para que mentiros. Me cuesta mucho tener un habito en ese sentido, soy bastante despistado. En verano si que tiendo a cuidármela e hidratarla constantemente, pero ahora en invierno con el frío, soy anti cremas.

Te quiero, Madrid.

Madrid.
Eres todo lo que necesito. Eres el lugar donde puedo tocar físicamente la felicidad, es donde puedo ser uno más y no un nombre con apellidos.

Nunca se me dio bien declararme en el amor. Soy bastante inseguro y torpe. Pero debo de decirte, que estoy completamente enamorado de ti.

Me enredaría por los latidos de la artería que bombea la ciudad y a la que todos llamamos Gran Vía. Te abrazaría en la plaza Mayor en Navidad, donde el húmedo suelo , los paraguas andantes y el olor a café me hace intentar entrar en calor. Te haría el amor en pleno barrio de Malasaña porque no se me ocurre lugar más exótico que ese para sentir placer.  Los enfados mejor los dejamos en Atocha, en cualquier maleta, en aquella fría estación donde sientes las emociones de las despedidas amargas. 


.

¡Gracias por venir y por dejar huella, tus comentarios me ayudan a aprender más!